¿Puede un perito judicial mentir en un juicio?

En muchas ocasiones una persona se ve obligada a solicitar los servicios de los peritos judiciales en España. Para que realicen una investigación de su caso y/o un análisis del mismo, con el objetivo de que elabore las conclusiones que deberán probar las acusaciones. Pero, ¿qué sucede si dan un falso testimonio? 

Falso testimonio

Faltar a la verdad o prestar falso testimonio en las declaraciones durante un juicio puede tener consecuencias muy graves para un perito. No en vano, su testimonio es una de las pruebas principales que condicionan la toma de decisiones de un jurado y de un juez. Aunque decir la verdad es un deber moral, no significa que suceda siempre. De hecho, existen dos maneras en las que un perito puede incurrir en falso testimonio en un juicio.

La primera tiene lugar por acción o por falso testimonio propio, es decir, cuando un perito hace afirmaciones inciertas durante el desarrollo del procedimiento aun sabiendo que está mintiendo en lo que le están preguntando. Es decir, existe una conducta maliciosa por su parte. La otra forma se produce por falso testimonio impropio o por omisión. Esto significa, que sin faltar técnicamente a la verdad, esta se altera con inexactitudes, con reticencias o guardando datos relevantes que conoce. En estos casos, el informe del perito y sus declaraciones tienen que parecer muy creíbles, veraces para conseguir engañar al jurado y al juez. Si el perito judicial incurre en falso testimonio puede inducir a error en estas dos figuras por eso, está tipificado como delito dentro del Código Penal.