El papel de un perito judicial en valoraciones inmobiliarias en un proceso de divorcio contencioso

Los peritos judiciales en España tienen un papel fundamental en cualquier proceso de divorcio en el que no hay acuerdo entre las partes a la hora de repartirse los inmuebles que hasta ese momento tenían en común. En el momento de hablar del peritaje de valoraciones inmobiliarias hay que destacar que hay dos tipos de análisis valorativos. Veamos cuáles son.

Valoración o tasación

Valoración es aquel documento meramente informativo que trata de fijar el valor, en este caso, de un inmueble. La evaluación se lleva a cabo teniendo en cuenta los datos que el catastro ofrece y es uno de los métodos que se utilizan a la hora de realizar un peritaje judicial. La tasación es el segundo método, mucho más vinculante y trascendental que el anterior en lo que se refiere a su validez como material de prueba.

A diferencia de la valoración, la tasación es un documento legal que certifica fehacientemente el valor de cualquier inmueble dependiendo de unos valores ya impuestos y preestablecidos por una normativa que se debe cumplir obligatoriamente y que a la vez, fija la metodología que se debe de seguir. Por regla general, este informe tiene que estar firmado por un técnico que lo certifique, aunque cuando el fin es hipotecario, el mismo también tiene que pertenecer a cualquiera de las instituciones de tasación que se encuentren reconocidas por el Banco de España para que el informe tenga el valor correspondiente ante el proceso de divorcio.