¿Cuál es la diferencia entre el peritaje judicial y la asesoría pericial?

Aunque ambos conceptos pueden parecer similares, existen diferencias importantes que son fundamentales comprender para quienes están relacionados con peritos judiciales en España. Estas diferencias no solo afectan el proceso legal en sí, sino que también tienen implicaciones significativas dentro del sistema judicial español.


Peritaje judicial vs. asesoría pericial


El peritaje judicial se refiere a la labor realizada por un profesional experto en una determinada área de conocimiento, designado por un tribunal para ofrecer su opinión y conocimientos especializados en un caso judicial específico. El perito judicial es seleccionado por el juez y su función principal es analizar la evidencia presentada en el caso, realizar investigaciones adicionales si es necesario y elaborar un informe técnico detallado que refleje sus conclusiones y opiniones expertas.


Por otro lado, la asesoría pericial se refiere a servicios de consultoría prestados por expertos en una determinada área de conocimiento, con el propósito de asistir a una de las partes del proceso judicial en la preparación y presentación de su caso. A diferencia del peritaje judicial, la asesoría pericial no implica una designación por parte del tribunal y el asesor pericial es contratado y pagado por una de las partes del caso.


El asesor pericial ofrece orientación técnica y asistencia en la recolección, análisis y presentación de evidencia relevante para el caso. Su papel es proporcionar información y asesoramiento experto a su cliente para ayudarle a comprender y abordar cuestiones técnicas y científicas que puedan surgir durante el proceso judicial.