¿Cómo funciona un peritaje en grafología? Investigando firmas sospechosas

Los peritos judiciales en España se especializan en grafología para abordar una variedad de situaciones legales como la autenticación de documentos y la detección de falsificaciones en una amplia gama de contextos legales. Su experiencia y análisis científico proporcionan una perspectiva esencial en la búsqueda de la verdad en el sistema legal.

¿Qué es la grafología forense?

La grafología forense es una rama especializada de la grafología que se enfoca en aplicaciones legales. Los peritos en grafología forense utilizan técnicas científicas para examinar minuciosamente la escritura manuscrita y las firmas en documentos relevantes para casos judiciales. Su objetivo principal es determinar la autenticidad de un documento o identificar indicios de fraude o falsificación.

Las aplicaciones de los peritajes en la grafología forense son amplias. Sirve para determinar la autenticidad de documentos relacionados con casos de fraude o delitos financieros, para verificar la autenticidad de testamentos y otros documentos en disputas de herencias, en casos de divorcio o custodia, para evaluar la legitimidad de documentos relacionados con acuerdos prenupciales o custodia de menores, incluso para investigar posibles documentos falsificados en casos de disputas comerciales.

El proceso comienza con la recolección de los documentos cuestionados. Estos pueden incluir testamentos, contratos, cheques, cartas y cualquier otro documento relevante. El perito en grafología examina cuidadosamente la escritura a mano en busca de inconsistencias en la escritura y la firma que puedan indicar una falsificación. Estas inconsistencias pueden incluir cambios en la presión, el estilo o la inclinación.